Más atención al aprendizaje para liderar el poder transformador de la educación.

El 11 junio, dirigentes internacionales y expertos en educación se reunieron a instancias de la UNESCO y el Gobierno de Dinamarca para reflexionar sobre la crisis mundial de aprendizaje y sus consecuencias para el desarrollo. Todos los oradores subrayaron la función cardinal de la educación para combatir la pobreza, impulsar el crecimiento y reforzar la paz y el desarrollo.
“El desarrollo no puede avanzar sustancialmente sin una educación de calidad para todos, que emancipe a las personas y transforme su vida,” afirmó en su alocución de apertura Jan Eliasson, Vicesecretario General de las Naciones Unidas.

Al mismo tiempo, hubo coincidencia general en que los sistemas educativos no estaban adecuadamente equipados para cumplir esa función transformadora.

“Hay actualmente 250 millones de niños en edad de cursar primaria que no saben leer, escribir o contar correctamente, hayan ido a la escuela o no. Tales cifras nos dicen que desde hace años los sistemas educativos no están a la altura de lo que precisan los niños. Esto es una crisis, una crisis que amenaza la cohesión social, el desarrollo económico y la estabilidad política,” advirtió la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, que propugnó un renovado esfuerzo mundial para mejorar la calidad del aprendizaje y garantizar que los alumnos aprendan todo lo necesario para ser ciudadanos mundiales autónomos.

Tanto el Ministro de Enseñanza Secundaria de Benin, Sr. Alassane Djimba Soumanou, como la Subsecretaria de Educación de los Estados Unidos de América, Martha Kanter, pusieron el acento en la necesidad de crear vínculos más estrechos entre la educación y el mundo laboral.

“La educación debe proporcionar competencias para aprender a desenvolverse en la vida,” declaró el Ministro Soumanou. “Hay que dar a cada niño beninés los medios para tomar las riendas de su destino y ganarse la vida a la vez que contribuye al desarrollo social y económico de su nación. Para ello es fundamental resolver la ecuación entre competencias para el aprendizaje y empleo,” agregó.